lunes, 1 de octubre de 2018

Rincones del Puerto: calle La Marina 1887

Cuando en 1886 se aprobaba la organización del ejército territorial de las Islas Canarias, desaparecían las milicias provinciales y al año siguiente desembarcaba en Gran Tarajal, procedente de Gran Canaria, una comisión que venía a indagar las condiciones en que la nueva fuerza se instalaría en Puerto de Cabras pues los cuadros y mandos residirían en Lanzarote.

Con cierto humor, uno de los miembros de la comisión se representó con sus compañeros a bordo del medio de transporte que se usaba en 1887,camino de Puerto de Cabras.
El curioso dibujante y militar, o viceversa, Felipe Verdugo Bartlet, nos dejó curiosas "instantáneas" de rincones que aún muestran el sabor de la década de 1880. Una de ellas, en las inmediaciones de la actual Explanada de Puerto del Rosario, recogía la desembocadura del barranco del Pilón donde, en primer plano, nos muestra unos cochinos junto al "murete" que desviaba las aguas y sobre el que están sentadas dos personas, mientras que otras se asoman a las ventanas.
Es noviembre, media tarde, las sombras de las casas de la calle Progreso se proyectan en el pavimento de la de la Marina donde, por cierto, aún vemos cómo la primera ermita se destaca fuera de alineación de los inmuebles del lado izquierdo de la última calle citada.
Justo allí, un poco más arriba de la ermita se pretendía rehabilitar el edificio que serviría de cuartel, objeto de la visita del dibujante.

El dibujo de Felipe Verdugo nos sitúa en la Explanada de Puerto de Cabras, mirando la calle de La Marina, esquina a calle Progreso que luce su rótulo, "nuestro recreo en la calle del amor", 1887. Hay cochinos y marisma, quizás charcos vestigios de lluvias recientes.
La foto de aquel rincón de 1887 sería hoy ésta, poco más o menos. De algunas de la casas que aún se conservan aún no parece ver siluetas de quienes miraban al dibujante y militar que nos visitaba a fines del XIX.


lunes, 20 de agosto de 2018

El frente marítimo recreado en la década de 1990

En 1995 se conmemoraba el bicentenario del asentamiento permanente de población en Puerto de Cabras, germen de lo que hoy es la ciudad capital de Fuerteventura. Las instituciones municipal y cabildicia se implicaron en oficializar la efeméride.
Uno de los proyectos que entonces se desarrollaron fue la maqueta del frente marítimo en torno al muelle municipal o "muelle chico" (1894-1975 aproximadamente).

Maqueta del frente marítimo de Puerto de Cabras, obra de don Juan Letang Benjumea, actualmente en el edificio de la autoridad Portuaria en el muelle de Puerto del Rosario. (Foto aportación de Paco Cerdeña).
El autor de la recreación recogió hitos urbanos importantes para anclar los recuerdos que configuran la memoria colectiva de un "pueblo" que no se resigna a perder sus señas de identidad.

lunes, 21 de mayo de 2018

Elementos del patrimonio arquitectónico en el municipio

En Llanos de la Concepción

Arquitectura industrial de Puerto del Rosario. Foto publicada Pedro C. Quintana Andrés.
Horno y molino en Llanos de la Concepción. Foto Paco Cerdeña, abril de 2011.
 
Los molinos de Los Llanos de la Concepción, se ofrece otra perspectiva incorporando un primer plano con un horno de cal, indicativo de la apuesta de los vecinos de la zona por la industria: primero la molturación de granos, después la quema de piedra de cal para la exportación (década de 1950). El molino de Nemesio seguía armado a mediados del siglo XX, mientras que la molina aparece ya desmantelada, conservando sólo la torre. En todo caso puede apreciarse que entre ambas instantáneas el patrimonio se diluyó parcialmente. [La primera imagen la publicó Pedro C. Quintana Andrés, la segunda es mía y la tome en abril de 2011].
 
Molino de Lomo de Tetir, en Llanos de la Concepción. Foto Paco Cerdeña.

Molino de viento para la molturación de granos, Lomo de Tetir en Llanos de la Concepción. En primer plano uno de seis aspas, junto al camino al Valle de Santa Inés; al fondo, el de Nemesio es de cuatro. En medio el edificio de ancha puerta que sirvió de base a una molina actualmente desmantelada. Los dos que aún siguen en pié gozan de la protección que les confiere su declaración como Bienes de Interés Cultural. [Foto de Francisco J. Cerdeña Armas].
 

jueves, 8 de febrero de 2018

Doña Carmen Rodríguez García,1933

Que sepamos, fue la primera mujer que actuó como concejal en una corporación majorera. Dos años después de concederse el sufragio femenino en las Cortes Generales de 1931, con la Segunda República, Fuerteventura conocía la presencia de una fémina en el Ayuntamiento de Antigua.
 
Doña Carmen Rodríguez García, la maestra de Tetir (Foto de la Biblioteca Pública Municipal de Puerto del Rosario)
 
Doña Carmen Rodríguez García, maestra nacional natural de Tetir, fue miembro de la comisión gestora del Ayuntamiento de Antigua durante la II República, [Tema sugerido por Elías Rodríguez; foto de la Biblioteca Pública Municipal de Puerto del Rosario].
 
El Delegado de Gobierno en Fuerteventura designaba el día 30 de enero de 1933 la Comisión Gestora que debería de hacerse cargo del ayuntamiento de Antigua al decretar la Superioridad Civil el cese de todos los concejales que habían resultado electos por el artículo 29 de la Ley Electoral; doña Carmen Rodríguez García, maestra nacional nacida en Tetir, se encontraba entre los miembros de dicha Gestora, en detrimento de las candidaturas que, por falta de adversarios en liza, resultaban prorrogadas en el cargo.
 
No sé si se le ha reconocido esta circunstancia en el recuerdo que se tiene de ella pero, llegando el 8 de marzo próximo, justo es traerla a la memoria colectiva, como ya se hizo en el callejero de Puerto del Rosario por su labor docente.

Medio siglo de la Casa Consistorial, 1968-2018


Hace 50 años, las casas consistoriales


El Centro Cívico

Se cumplen en estos días los 50 años de la bendición la casa ayuntamiento de Puerto del Rosario, 1968-2018
Después de recorrer viviendas, cuartos y locales cedidos en precario o alquilados, después del esfuerzo del ayuntamiento republicano (1931-1936) por construir un edificio que albergase la sede municipal (luego destinado a otros usos), en febrero de 1968 se bendecían y ocupaban las nuevas instalaciones en su actual emplazamiento, donde, además, se cobijaban otras dependencias de la administración general del Estado en lo que se conocía como "Centro Cívico": el Juzgado, Correos y Telégrafos, además de las viviendas de los jueces.


Estampa del salón de plenos del ayuntamiento de Puerto del Rosario en 1968, cuando se trasladó la corporación.


 
Viene al caso, pues, traer al recuerdo colectivo la efeméride que ya advirtieron sus protagonistas, debía conmemorarse en la memoria colectiva de Puerto del Rosario como ellos mismos lo hicieron con la flamante edición de un folleto que llamaron Primera Semana Grande.

Portada de la revista que se publicó con motivo de las fiestas patronales de 1968, donde el Centro Cívico que acogería a la Casa Consistorial fue protagonista.
 
La casa consistorial en la actualidad, con los colores e imagen corporativa (foto Paco Cerdeña)




El salón de plenos del consistorio de Puerto del Rosario antes de adornarse con las fotos del antiguo Puerto de Cabras que hoy luce.
 

martes, 23 de enero de 2018

jueves, 28 de diciembre de 2017

Los pueblos: La Asomada

El caserío de La Asomada perteneció al extinto municipio de Tetir hasta 1925 en que éste se disolvió para agregarse al de Puerto de Cabras, hoy Puerto del Rosario, a cuya jurisdicción pertenece.
Desde el punto de vista de la toponimia, su nombre, como el de las Montañas de El Viso o de las Atalayas, alude a confines de vigilancia respecto de lo que podía venir por mar. Desde estos últimos montes era fácil vislumbrar cualquier barco que se acercara a la orilla, cualquier "jallo" digno de mención o hasta si había pescado el charcón de Playa Blanca; y los verederos corrían con la noticia a la cabecera municipal del viejo Tetir.
Pero La Asomada también fue agrícola y ganadera. Los coroneles de la isla tuvieron allí un importante huerto explotado por los Ruiz, que actuaban como mayordomos de aquellos y empleaban a sus medianeros. Muchos de los emigrantes de la primera mitad del siglo XIX salieron de aquel paraje pagando su pasajes con las tierras que engrosaron el patrimonio de aquellos.
El pueblo tiene escuela y ermita de reciente construcción, donde se venera a la Virgen de Fátima; edificios que están ubicados en la encrucijada de caminos que se abrían al que, desde La Oliva, seguía para Caleta de Fustes.
La población rondará actualmente los trescientos y pico habitantes.
En su término se ubica una molina recientemente restaurada y elevada a la categoría de BIC de la Comunidad Autónoma de Canarias desde 1994.

La Asomada vista desde Montaña del Medio, (Foto aportación Paco Cerdeña)